Ministra de Trabajo de Chile: «Ojalá que no veamos imágenes como en Perú de gente saliendo con plasmas de las tiendas»

María José Zaldívar, ministra de Trabajo de Chile, expresó su preocupación por la cantidad de ciudadanos chilenos que se están acogiendo al retiro del 10% de sus fondos de AFP.

La ministra del Trabajo de Chile, María José Zaldívar, puso como un mal ejemplo al Perú al comentar la nueva ley en su país que permite a los ciudadanos retirar el 10 % de sus fondos de pensiones para hacer frente a las complicaciones económicas causadas por la pandemia.

«Efectivamente puede haber un impulso en las compras, ojalá en artículos de primera necesidad y no veamos imágenes como las que vimos en países como Perú, que uno veía gente saliendo con plasmas de las tiendas«, indicó el miércoles.

En entrevista con la radio chilena La Clave, María José Zaldívar se refirió así a las imágenes que se hicieron viral en redes sociales en abril pasado cuando se habrían registrado filas de algunas personas comprando equipos tecnológicos en supermecados peruanos.

Como se recuerda el Poder Ejecutivo peruano permitió en abril a los afiliados de las AFP el retiro de hasta 3 000 soles de sus aportes y luego el Congreso de la República aprobó en mayo el retiro de 25% de los aportes del fondo privado de pensiones.Mira tambiénLa pandemia de la COVID-19 ha dejado más de 700 000 muertos en el mundo

María José Zaldívar señaló que no le causa sorpresa la acogida que tuvo en la población chilena la citada medida, aprobada en el Congreso de su país en julio pasado, «porque la ley quedó absolutamente amplia».

«Ya tenemos cerca de un 70% de afiliados ya lo han retirado, de ese 70% una enorme mayoría ha retirado al equivalente al 40% de sus fondos, no hay que olvidar que la mayoría que tenía poquitos recursos podían retirar más de sus fondos (…) tenemos cerca ya de 7 700 000 mil solicitudes que se han cursado«, dijo.

El debate sobre el retiro de pensiones de las AFP en Chile agitó a la ciudadanía, que según las encuestas apoyaba mayoritariamente la medida y así lo expresó en diversos cacerolazos en los días previos a las votaciones en el Congreso de ese país y con bocinazos desde los automóviles para celebrar que la iniciativa acabó por aprobarse.