Policía intervino el Domingo más de 40 fiestas clandestinas.

Peligrosos focos de contagio. Más de 1.200 personas fueron arrestadas el fin de semana por incumplir toque de queda y medida que prohíbe las reuniones sociales. Ocurrió en Lima y en provincias.

Mientras la pandemia del nuevo coronavirus avanza en el Perú, el último fin de semana la PNP y las FFAA intervinieron más de 40 fiestas clandestinas y reuniones sociales en Lima y otras localidades de las regiones.

En estos eventos, donde se violaron las medidas del Gobierno para evitar posibles contagios por Covid-19, fueron arrestadas más de 1.200 personas.

A ellas se les condujo a distintas dependencias policiales donde quedaron registradas y ahora tendrán cinco días de plazo para pagar sus multas.

“En algunos casos fueron fiestas con música alta y elevado consumo de bebidas alcohólicas, que los vecinos denunciaron y nosotros estábamos atrás permanentemente para cancelarlas con el apoyo de las Fuerzas Armadas y el serenazgo”, dijo el comandante general de la PNP, Orlando Velasco Mujica.

Todo tipo de reuniones

La noche del sábado, en San Juan de Lurigancho fueron intervenidos 88 hombres y mujeres que celebraban el aniversario de una empresa de seguridad, pese a las restricciones.

Este operativo fue ejecutado en el anexo 22 de Jicamarca. Ahí se encontró más de 50 cajas con botellas de cerveza, e incluso la fiesta era amenizada por una orquesta, aseguró el coronel Felipe Monroy, jefe del Escuadrón Verde de la Policía Nacional.

A otro grupo de personas tampoco les importó la cantidad de muertos por coronavirus en el país, ni el toque de queda ni la extensión del estado de emergencia. Fueron sorprendidos bailando y emborrachándose en la cooperativa Umamarca, en San Juan de Miraflores.

A pesar de la prohibición, otras 19 personas fueron intervenidas en un local campestre de Chimbote, en la provincia ancashina del Santa.

También en Moche (Trujillo), la Policía detuvo a 35 invitados a un matrimonio; mientras que en Barranca otros 25 asistentes a una pelea de gallos corrieron similar suerte.

Solo entre el viernes y la noche del sábado, las fuerzas del orden intervinieron a 1.255 infractores en bares, billares, centros de masajes que ofrecían servicios sexuales; así como en losas deportivas donde jugaban sus pichanguitas.

“Estas faltas ponen en riesgo a la población. Bailar, abrazarnos todos juntos, en un lugar cerrado por más de quince minutos, está comprobado que aumenta el riesgo a contagiarnos”, dijo el ministro del Interior, Jorge Montoya, durante una inspección.

Domingo de aislamiento

En tanto, ayer, en el primer domingo del retorno a la inmovilización total obligatoria, fueron detenidas en Lima Callao 120 personas que infringieron las normas sanitarias. Sin embargo, muchos adujeron que salían de trabajar o esperaban movilidad.

La mayoría de las calles lucían vacías y las medidas eran extremas. La Policía patrulló todos los distritos en coordinación con personal del Ejército, la Marina de Guerra y de la Fuerza Aérea. Por la mañana, el premier Walter Marcos sobrevoló la ciudad en un helicóptero con el ministro de Defensa, Jorge Chávez. “Es una guerra bastante difícil, pero todos estamos comprometidos para vencer este mal”, dijo este último.

“Son egoístas y no soportan ser controlados”

¿Por qué la gente se atreve a salir a fiestas? “Estas personas necesitan sentir que tienen el control de sus vidas y por eso hacen las cosas a su manera, para sentir que existen, como una forma de disfrutar esa condición que les permite ser independientes”, dice el psiquiatra Carlos Bromley.

La desobediencia a las normas forma parte de ese paquete de actividades sin el cual tendrían que mantener una condición no adulta. Por eso afirman que “a ellos no le van a decir lo que tienen que hacer, porque ya son grandes y hacen lo que quieren”. “Están tan egoístamente ocupados en su mundo que aspiran a disfrutar sus vidas al tope”, explicó el médico.

Claves

Irrespeto. Solo en la zona de Lima este, la Policía impuso 190 multas por violar la inmovilización social obligatoria.

Castigos. Estas varían entre 2 y 10 UIT; mientras que a los transportistas infractores se les sanciona con S/ 6.450. Tienen 5 días para pagar.